Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

La difícil tarea de vaciar la agenda

En una época donde impera el acceso a la información, el acceso a las redes sociales, a la conexión virtual, se ha creado lo que yo llamaría la época del YA y en consecuencia la época de la desconexión interna. Lo que antes tardábamos horas, días, podemos ahora atenderlo en cuestión de segundos o minutos. Y lo que a priori podría parecer una ventaja, esconde también su lado oscuro, y, es que el abuso de todo este despliegue de facilidades tiene la trampa de, entre otras cosas, saltarte los ritmos naturales y comenzar una carrera de estímulos para la que no parece que estemos preparados.

Quieres ver una peli? Cuál? La tienes online. Quieres escuchar una música? Cuál? La tienes online. Quieres leer un libro? Cuál? Lo tienes online. Quieres tener conocimiento sobre un tema? Cuál? Lo tienes online. Quieres contactar con tus amigos o ...

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

Cliente, alumno, discípulo

 Cliente, alumno, discípulo

Siendo como es el lema del Congreso “ las escuelas  Sanatana Dharma: el servicio como autorrealización “, he querido enfocar este lema desde una perspectiva que reconozco como propia y sin ánimo de hacer una autobiografia, no por ausencia de ego, sino más bien por ser este un proceso o recorrido en el que no hay nada  de original o propio y en el que exceptuando la experiencia personal, el resto se repite.

El tiempo actual o Kali Yuga está marcado por la confusión en cuanto a las vías de acercamiento al Ser, existe de todo, para todos los gustos, pero únicamente descubrir el “hilo” que partiendo desde el corazón nos lleve de nuevo de regreso a “casa”, a la casa del Padre, a la casa del Maestro Uno, a nuestra casa, repito, únicamente descubrir este “hilo”, nos vuelve a conectar con la  labor comenzada tiempo atrás. Hay muchos que siguen insistiendo en que todos los caminos conducen a Roma, pero...

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

Ding dong

Edad indefinida, posiblemente más cerca de los 50 que de los 40, un vestir propio de 30 años atrás, el bolso pegado, colgando como una prolongación natural de un brazo inerte, una mueca parecida a una sonrisa en un semblante pálido que decía poco, las gafas grandes, de pasta, que ocultaban unos ojillos marrones. El “buenos días” salió de algún rinconcito profundo a través de una boca que no se abría, que no se movía. Hola buenos días, respondí, ¿Qué desea?. Hola, ¿esto es un Centro de Yoga?, busco un yogui de verdad. 

Para no resultar descortés me guardé la respuesta que quería salir de mi boca que era otra pregunta ¿y como es un yogui de verdad?.

-         Sí, es una Escuela de Yoga, y si buscas un yogui de verdad ya lo has encontrado

-          ¿Quién?, lo dijo poniéndose de puntillas como queriendo mirar por detrás de mí, al parecer no debía ser yo.

-         Haciendo gala de un autocontrol que últimamente me tiene un poco sorprendido le pedí que me acompañara hasta una sala en la que hay un espejo de cuerpo entero y le dije que mirara allí. Pensó que le estaba tomando el pelo, vamos, que tenía el día guasón.

-         Perdona, yo busco un yogui que me ayude a encontrar la Paz y el equilibrio.

-         Pues está  ahí.

-         ¿Dónde?

-         Delante de ti

-         Ahí solo estoy yo

-         Pues ahí es donde vas a encontrar el yogui de verdad, si no está ahí...

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

Creatividad ante la adversidad

Cuenta una antigua leyenda que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer.

...
Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

En el camino

 
 

No corras, que al único sitio al que tienes que llegar es a ti mismo.

                                                                     Juan Ramón Jimenez.

Son diferentes las razones que nos invitan a la “Búsqueda”, pero parece que el común denominador en todos los casos corresponde no solo a la idea de que algo puede ser alcanzado, experimentado, como “objeto” necesario para una vida plena y dichosa, sino que , además la carencia del “objeto” en cuestión resta valor, brillo, continuidad, al resto de nuestros logros. Establecer esta idea previa del objeto de la búsqueda tiene mucha importancia porque tanto, o casi más importante que salir de viaje es hacerlo teniendo a “donde ir”, el resto es vagar sin rumbo.

Se acercaba el invierno, era una fresca mañana de otoño y nada más salir de casa me encontré con un viejo conocido al que hacía mucho tiempo que no veía. Siempre sentí una buena empatía con esta persona y sentí...

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

La enseñanza no existe

Así como el resto de las conclusiones de más adelante, este título tampoco es cierto del todo, solo en alguna medida.

Algunos ejemplos de entre muchos:Lo que quiero decir es que “la enseñanza” así, como suena es una entelequia, un concepto de la 

la enseanza

mente de esos que no están sujetos a sujetos. Proliferan por doquier conceptos huérfanos de los que nadie se responsabiliza.

La amistad, la pareja, la familia, la patria, la sexualidad, la enseñanza, la política, la religión, la espiritualidad, los conflictos  etc…

Son conceptos despersonalizados sin nadie detrás. Pareciera que son en sí mismos. Que son autónomos.

Una vez un amigo tuvo un accidente de tráfico...

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

Attitude (la Actitud)

Attitude (la Actitud)

Seguimos a vueltas con el tema de la actitud porque no se puede descuidar, tan importante es crecer como el hecho de no hacerlo de cualquier manera, encontrar y tener en cuenta los límites, en el caso de que existan, le da sentido, estructura y continuidad a las relaciones y a la vida.

La palabra actitud parece relacionada con “el acto”, con la disposición a un determinado acto, quizá para los griegos tenga alguna relación como la que hay entre la potencia y su posible consecuencia que es el acto, con lo que parece que no es posible acto sin actitud previa.

Puede ser sinónima de: disposición, forma, talante, conducta, proceder, manera, etc, y también con...

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

¿Ayudar o no Ayudar?

Maestro: “Deseo ayudar al prójimo pero… ¿cómo puedo hacerlo bien?”

Sabes bien, querido amigo, que el servicio es el mayor atajo que existe en el sendero. Pero no es menos cierto, que muchos seres de buena intención han sufrido y han hecho sufrir a terceros tratando de “ayudar”. Para servir no es suficiente con el impulso o la “buena” intención. También es importante saber cómo hacerlo. Ayudar es tan importante, que no debemos hacerlo a la ligera. Implica una gran responsabilidad (Responder con habilidad). Pero tampoco deberás esperar a culminar TU proceso evolutivo para ponerte a practicar esta noble ciencia a la que llamamos Karma Yoga. Aunque no sepas muy bien como ser útil en cada momento, recuerda que eres responsable de tus actos, tanto cuando haces, como cuando no haces.

No cedas a la inacción, haz lo que debas...
Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

El sentido de la Vida

 

...
Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo

Paparazzi

Paparazzi.

Parecía una de tantas mañanas, de otras mañanas repetidas, los mismos gestos, el mismo protocolo que se sucedía día tras dia como un ritual invariable, levantarse, el paseo por el aseo, la cita conmigo en el cojín de siempre, la fotografía del Maestro, el cuadro de Yoga Devi, el olor de la varita de sándalo que llenaba la estancia con reminiscencias de otros lugares que había hecho míos.

Miraba al hombre de la fotografía, hombre al fin y al cabo, quería cerrar los ojos después de sentarme con las piernas cruzadas, pero esta mañana no podía, la mirada de la fotografía me hacía sentirme observado, me inquietaba como si nada pudiera ocultarse a aquella mirada impresa en papel fotográfico, pensé que eran tonterías, al fín y al cabo solo era papel.

Acomodé mi osamenta lo mejor que pude ya que el paso del tiempo había ido mellando y dejando su huella en una espalda que prefería tener una pared en la que apoyarse, lo de las piernas cruzadas tenía también su “aquel” hasta que conseguía que rodillas y caderas me permitieran ignorarlas, tenía los útiles a mano, el vaso con el agua a bendecir, el rosario tantas veces transitado y al que durante mucho tiempo califiqué como de “competición” (no se porqué).

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo